Endurance Sport Training

Análisis de lactato

TEST DE LACTATO

El test de lactato es una prueba sencilla que se basa en obtener una micromuestra de sangre para conocer la concentración de lactato a distintas intensidades, formando una “curva de lactato”, que resultará esencial para establecer ritmos y programar un entrenamiento eficiente.

 

 

 

¿En que consiste?

En carrera se realizan episodios de ritmo constante de 3´ con 1 de descanso donde se tomará la muestra. En función del nivel del deportista se comenzará a una determinada velocidad. Cada nuevo nivel se incrementa el ritmo de carrera. En ciclismo el protocolo es semejante, pero nos valdremos de los watios (se presta potenciómetro para la prueba) para controlar la intensidad

Un poco de fisiología…

Cuando hacemos ejercicio se produce lactato, el cual podemos medirlo. Si la concentración de lactato no aumenta o lo hace muy ligeramente, el desarrollo del ejercicio es esencialmente aeróbico, utilizando las “grasas” como combustible; estaríamos en la Fase I, punto donde podremos aguantar mucho tiempo un ejercicio sin fatiga. Pero hay un momento de “ruptura”, donde ese lactato comienza a aumentar; es el “primer umbral” que nos indica el comienzo de la Fase 2, disminuye la utilización de grasas y comienza la de glucosa.

Si continuamos incrementando la intensidad del ejercicio superaremos l “Segundo umbral”,  conocido de manera popular como “umbral anaeróbico”; a partir de este las concentraciones de lactato se incrementan, son muy altas, y se asocian un aumento la acidosis metabólica

¿Qué información nos aporta el test?

Vamos a conocer de que forma obtenemos energía a una determinada velocidad o frecuencia cardiaca. Ver a qué velocidad somos más económicos. En pruebas de resistencia es muy importante conocer dónde se sitúa la Fase 2, pues en ella se desarrollan muchas de nuestras pruebas. Nos permitirá determinar la zona óptima de entrenamiento antes de la aparición de la fatiga, o a qué ritmo o pulso desarrollar el objetivo propuesto, así como comparar diferentes momentos de la temporada en todo el espectro de intensidades.

¿Para qué sirve?

Gracias a la curva de lactato podremos saber vuestro nivel a ritmo oxidativo y glucolítico, conocer dónde se produce la zona de transición y programar con exactitud los ritmos de entrenamiento. Podremos establecer un “perfil del deportista” en el que veremos nuestros puntos fuertes y debilidades y así poder planificar, así como ver cómo “se mueve” esa curva a lo largo de la temporada, y analizar nuestra mejora. Podremos aproximarnos a los ritmos de carrera que tendremos que llevar en función de la prueba que tengamos y así “no pasarnos” desde el inicio de carrera, predecir marcas de carrera para cualquier distancia o, en ciclismo, los watios máx. a desarrollar en función del tiempo. Aprenderemos a evitar entrar en zonas de acumulación de lactato que hará fatigarnos o cuánto tiempo voy a “aguantar” a un determinado ritmo o potencia. Sabremos a % se desarrollan estos umbrales respecto a nuestra VAM (velocidad aeróbica máxima) y el informe nos indicará hacia dónde debe enfocarse el entrenamiento para mejorar nuestro rendimiento.

¿Para quién está indicado?

Para deportistas de fondo: corredores, ciclistas y triatletas

 

¿Cuándo hacerse la prueba?

Idealmente 3 veces por temporada para poder analizar, orientar la programación y constatar mejoras.

PIDENOS INFORMACIÓN SIN COMPROMISO